Páginas vistas en total

Mi experiencia en el Noyes Camp


dirt track en el noyes camp aragon


Hace años había leído que en California (USA), el piloto norteamericano Kenny Roberts tenía en su rancho un circuito de Dirt Track, y en ella era donde entrenaba el tres veces campeón del mundo de la categoría de 500cc. Gracias al estilo de pilotaje de esta disciplina el Campeonato del Mundo dio un salto de calidad. 

Normalmente cada verano y/o pretemporada Kenny invitaba a “compañeros” a entrenar en su ovalo de Dirt Track, y  por ese rancho han pasado pilotos de la talla de Wayne Rainey, Eddie Lawson, Kevin Schwantz, Michael Doohan, Álex Crivillé y  hasta Jorge Lorenzo. 

El Dirt Track es un tipo de carrera que transcurre sobre un óvalo completamente llano.  

Comenzó en Estados Unidos antes de la primera Guerra Mundial. Normalmente el óvalo tiene un recorrido de 1,6 Kilómetros (1 milla),y  trata de ir derrapando (cruzando) la rueda trasera en las curvas del ovalo. 

La moto típica que se emplea en Estados Unidos es la Harley Davidson XR 750. 

Así que después de no solamente leerlo sino también de ver imágenes de lo bien que se lo pasaban pensé que yo quería probar eso algún día en mi vida. 

Fuera de Estados Unidos no existían estos recintos, hasta que hace menos de un año Kenny Noyes se lanza a la aventura de montar el Noyes Camp en Motorland Aragón dirigida a todo tipo de público. Digo esto porque hace unos años Kenny Roberts montó uno en Montmeló pero era de carácter privado e inclusive algunos pilotos hoy en día tienen alguno cerca de sus casa pero para uso exclusivo de ellos. 

Así que desde que me enteré de la existencia del Noyes Camp no dejaba de pensar en cuadrar fechas para poder ir. 

Durante el mes de enero en las redes sociales concretamente en el Twitter, desde el Noyes Camp se lanza una pregunta para el que la responda correctamente y en el menor tiempo posible se llevase un descuento en las jornadas del Noyes Camp, así que rápidamente respondí, pero a la vez también dos compañeros más (Jesús Sánchez Santos y José de la Montaña), tanto Jesús como José dijeron que ellos no podrían asistir que se me lo diesen a mí, desde aquí quiero agradecer a ellos dos que me lo cediesen y pudiese cumplir un sueño. 

En el mes de marzo decidí ir a ver el Gran Premio de Superbike en Motorland así que aprovechaba para hacer Dirt Track

Enseguida me puse en contacto con el Noyes Camp, para ver la disponibilidad del viernes 12 de abril por la tarde, era total y además me resolvieron todas las dudas que tenía perfectamente, lo ponen todo muy fácil. 

Existen dos tipos de cursillos: 
  • Cursillo Dirt Track: Duración de dos días (fin de semana), con clases teóricas y prácticas, análisis con video, pruebas: superpole, persecución, sprint y mini-endurance. Además incluye: Moto (Kawasaki KLK140L), equipamiento, botas, “bota de hierro”, fotos, video, comidas, bebidas, concursos con premios y diploma.  
  • Cursillo de Velocidad: Duración de un día completo o medio día, tandas con monitor y tandas libres, consejos de pilotaje, análisis con video. Incluye moto tandas, video y bebidas. 

Además de los cursillos también tiene tandas que son la forma más fácil y económica de probar el dirt track. Para los que no pueden asistir todo el fin de semana, como era mi caso, es perfecto. 

La duración puede ser de un día completo o medio día. Las tandas son con monitores y tandas libres, además  de consejos de pilotaje, incluye la moto, tandas, vídeo y bebida. 

Así que debido a mi disponibilidad contraté las tandas de medio día, que consistía en 3 tandas de 30 minutos cada una por 75€; además tienes que pagar 10€ de seguro adicional para los no federados y para las personas que lo requieran alquilan por 10€ el equipamiento total, casco, botas, pantalón, guantes, gafas, espaldera, rodilleras de primeras marcas y todo ello en muy buen estado. 

El viernes a las 15:30 ya estaba en el Noyes Camp, que  está situado exactamente en los anexos del circuito de Karting del recinto de Motorland. 

Allí me estaban esperando mi Kawasaki KLK140L y Adrián Ferrer, el monitor que estaría conmigo toda la tarde.



preparativos para el dirt track


Mientras me voy equipando le cuento a Adrián que mi experiencia se basa en carretera, que he viajado mucho en moto inclusive alguna tanda en circuito pero que en tierra no tengo ninguna experiencia;  enseguida me dice que no hay ningún problema que lo primero que haremos es dar vueltas en un óvalo pequeño para coger práctica en tierra, luego pasaremos al óvalo grande, al óvalo enlazado y finalmente al circuito; todo dependerá como lo suelto y cómodo que vaya yo. 

Cogemos las dos kawas y nos dirigimos al circuito de Óvalos que se encuentra a 200 metros. 

La primera sensación que tengo es que la Kawa es muy fácil de llevar, llegamos al óvalo y lo primero que hacemos es dar vueltas en un óvalo pequeño, voy detrás de Adrián y me va indicando las trazadas y la marcha del cambio que tengo que llevar. 

Siento que no me va a costar mucho desde que le coja el ritmo y que me voy a divertir un rato, pero antes tengo que ir cogiendo kilómetros y la técnica. 

Después de dar varias vueltas paramos para ver las sensaciones; le digo que voy bien,  así que salimos de nuevo a la pista pero esta vez voy delante y el detrás para ver como trazo, defectos y lo que tengo que mejorar . 

Al cabo de varias vueltas paramos y me comenta cómo me ha visto. Lo primero que me dice es que me ve bien,  los pies bien colocados, pero que me falta meter la rueda delantera en la curva. 

Así que pasamos al óvalo grande; como anteriormente, él va primero y yo le sigo. Cada vez noto que le puedo seguir al ritmo que va poniendo pero sigo con la sensación de que me cuesta meter la rueda delantera en la curva “como si me fuese a caer”. 

Después de estar más de media hora nos colocamos “bota de hierro”: es una plataforma de hierro que se coloca en la suela de la bota izquierda y su función es que puedas apoyar mejor la pierna en el suelo a la hora de trazar y deslice mejor sobre el terreno. 

Después de dar vueltas él delante y yo detrás y viceversa pasamos a empezar a las técnicas de derrapaje;  lo primero que haces es observar cómo lo hace el monitor para luego hacerlo uno mismo. 

En una recta del óvalo se llega hasta cuarta para enseguida bajar dos cambios hasta segunda y tocando el freno trasero ya la moto se cruza de atrás, al principio frenaba muy atrás o no aceleraba todo lo necesario pero cada vez que lo intentaba me salía mejor hasta que conseguí derrapar y controlar la rueda delantera. 

dirt track en el noyes camp de aragon

La última hora de la tarde la pasamos en el circuito adyacente al óvalo, donde celebran las competiciones.

Esto ya son palabras mayores, es un circuito con bajadas, subidas, curvas en primera muy cerradas, curvas en abiertas. Aquí si me costó mucho, aunque  también es cierto que solo llevaba una hora y media de experiencia, pero seguramente que con un fin de semana se puede coger la técnica del circuito,  no bajar el tiempo,  pero sí divertirse uno. 

Una vez finalizado el día nos volvemos al garaje, el monitor comenta como he ido evolucionando, lo que ve que tengo que mejorar. La verdad es que la atención es exquisita y además le llamó Kenny Noyes para ver cómo había ido y me pasó al teléfono,  primero para decirme que no pudo estar él porque se encontraba de entrenamientos del CEV en Albacete y luego para decirme cómo me había ido. 

La experiencia vivida se la recomiendo a todo el mundo. El que piense que esto es solo para pilotos experimentados se equivoca, la prueba la tiene en mí que de no tener experiencia en tierra salí derrapando y con una sonrisa de oreja a oreja. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario